Según ha podido saber el príncipe Harry y Meghan Markle han abandonado el que ha sido su hogar desde antes incluso de darse el ‘sí, quiero’ en el Castillo de Windsor y ya han puesto rumbo a la que será su nueva casa, Frogmore Cottage. 

Esta residencia se encuentra ubicada en los terrenos de Windsor, los mismos en los que la pareja celebró la recepción posterior a su boda, el 19 de mayo de 2018.


Poco a poco, el matrimonio va ultimando los preparativos de cara al nacimiento de su primer hijo, que se espera que tenga lugar a lo largo de este mes de abril. De hecho, la mudanza a Frogmore Cottage se esperaba como un paso previo a dicho alumbramiento.

Frogmore Cottage, situada a menos de dos kilómetros del Castillo de Windsor, ha tenido que pasar por varias reformas antes de acoger a los duques de Sussex. Entre otras cosas, la vivienda ha sido transformada de tal forma que ahora tiene cinco dormitorios y una guardería para el bebé decorada en tonos verdes y grises. También se han ampliado los invernaderos y se ha construido un estudio en los terrenos, previsiblemente para la madre de Meghan Markle, Doria Ragland. 

Según apuntan varios medios británicos, también alberga una enfermería y un pequeño gimnasio con estudio de yoga. 

Desde el jardín delantero de Frogmore Cottage van a poder sentarse y contemplar el Royal Household Cricket Club, así como escuchar la madera de sauce. 

(2)

Los duques de Sussex están de mudanza