Britney Spears obtuvo una orden temporal de alejamiento contra un exconfidente que según la cantante ha vuelto a acosarla a ella y su familia.

Un juez le ordenó el miércoles a Sam Lutfi, de 44 años, quien enfrenta batallas legales con la familia Spears desde hace una década, mantenerse al menos a 183 metros (200 yardas) de la cantante, sus padres y sus hijos, de 12 y 13 años.

Según la solicitud de la orden de alejamiento, Lutfi ha estado enviando textos hostigadores y amenazantes a la familia Spears y los ha denigrado en redes sociales. El juez también le ordenó que no contacte ni hable mal de ningún miembro de la familia. 

“Las acciones del señor Lutfi han causado trauma mental severo en un momento en que la señorita Spears se está recuperando del estrés relacionado con la salud de su padre y su trabajo”, dice el documento. “La injustificada interferencia del señor Lutfi en su vida amenaza la seguridad y el bienestar de la señorita Spears”.

En enero, Spears inició una pausa por tiempo indeterminado en su carrera y postergó el inicio de una residencia musical en Las Vegas para poder dedicarse a la convalecencia de su padre.

Lutfi dijo que no ha hecho contacto con Spears desde el 2009, cuando la cantante obtuvo otra orden restrictiva en su contra.

“Estamos decepcionados con el fallo”, dijo el abogado de LutfiMarc Gans, en un comunicado sobre la nueva orden. “Me parece que esto es excesivamente amplio y que viola los derechos constitucionales del señor Lutfi”.

La orden está vigente hasta una audiencia sobre el tema el 28 de mayo. “Esta es una orden temporal, y estamos deseosos de regresar”, dijo Gains.

Lutfi tuvo una gran presencia en la vida de Spears mientras ésta se encontraba en la cúspide de la fama, y alegó ser su manager en los años previos al colapso emocional público que sufrió en el 2008.

(4)

Britney Spears logra orden de alejamiento temporal contra exconfidente