El pasado 7 de enero, los Globos de Oro premiaron como mejor drama a una película que “no había sido dirigida por nadie” pues lo expertos en cine saben que Bryan Singer lo hizo pero el resto de los espectadores que disfrutaban de los premios no vieron o escucharon este nombre. 

En los créditos de “Bohemian Rhapsody”  citan a Bryan Singer como director, pero su nombre no fue mentado ni por el protagonista Rami Malek al recoger el galardón al mejor actor ni por los productores de la cinta cuando subieron a recoger el mayor honor de la noche.

Sin embargo, el artista agradeció a través de su cuenta de Instagram: “Qué honor. Gracias”.


La ausencia de Singer es resultado del complejo momento que vive Hollywood después del terremoto llamado #MeToo. El equipo de “Bohemian Rhapsody” contestó a las preguntas sobre Singer tras la gala con respuestas no relacionadas como “lo único que teníamos que hacer con esta película era celebrar a Freddie Mercury”.

Las alegaciones contra el director de la saga “X-Men” enfrentó distintas demandas de hombres que aseguraban haber sido violados por él cuando eran menores de edad. La última de ellas llegó luego de que Singer fuera despedido de “Bohemian Rhapsody” por supuestamente haber dirigido un porcentaje de la película tan alto que el sindicato de directores obligó al estudio a mantener su nombre en los créditos.

No se puede culpar a los 88 votantes de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, que entregan los Globos de Oro: una persona es libre de opinar que “Bohemian Rhapsody” es el mejor drama del año, aunque fue dirigida por un hombre acusado por algunos pero no sentenciado por la justicia y también a pesar de las críticas negativas. 

(4)

Bohemian Rhapsody genera polémica al ganar Globo de Oro